viernes, 25 de enero de 2013

EL PODER PERDIDO




El maremágnum es tal, la confusión de la muchedumbre llega a tal grado, que no tiene conciencia real de lo que sucede a su alrededor, de lo que están haciendo con sus vidas en este presente convulso, doloso y asfixiante. No tiene capacidad de reacción ante este hoy propiedad de los facinerosos, y que para el común de la ciudadanía, se resume al final de cada jornada frente a un televisor que le envuelve en otras vidas, en otros problemas. Ajenos y distantes a veces; próximo y afín la mayoría. En cualquier caso, quepa o no una posible identificación con esos protagonistas en dos dimensiones,  siempre le inhibirá lo suficiente como para creer que todo lo que le ha sucedido, visto, oído y sufrido durante el día no le afecta más que lo sucedido, visto, oído y sufrido en la pequeña pantalla. Así laxo y consolado podrá ir a la cama a la espera del nuevo amanecer, del nuevo latrocinio, del nuevo escándalo financiero, del nuevo delito de la política, del nuevo robo de sus políticos, del nuevo insulto de algún paisano chulo que se cree con el derecho y el deber de escupirte a la cara por la simple razón de un complejo narcisista bien alimentado, pero mal, muy mal tratado.

Miles y miles de personas opinando, escribiendo, ilustrando, enseñando, atontolinando,  dogmatizando, fanatizando, presumiendo, confundiendo, y mil gerundios más ¿Y qué? ¿Quién impedirá los atracos a las nóminas que aún pululan por ahí para alimento de la casta política y expolio de sus titulares? ¿Quién parará el contador automático del drama vergonzante de marginados, necesitados y parados? ¿Quién dirá a quién que ya está bien? Que borrón y cuenta nueva, que cada palo aguante su vela y que cada mochuelo a su olivo. Pues… cómo no sea María Teresa Campos, o los hermanos Matamoros, o JJ Vázquez, o Belén Esteban, o éste o aquél o cualquiera de la farándula televisiva que trivializando calamidades y dramatizando bufonadas,  llega, acapara, embauca.        
¿Pero de verdad hay alguien, que en su fuero interno aún confíe en tener un poco o un mucho de capacidad intelectual para crear aquello que vino en llamarse corrientes de opinión?
¿Pero de verdad aún hay alguien, que piense en el cuarto poder para que éste vaya más allá de afianzar a sus hipotéticos lectores en sus convicciones, ya arraigadas, ya ancladas e inmutables en su cerebro?
¿Pero de verdad hay alguien, que aún tenga fe en que leído el titular, el español medio, pasa a la base informativa; que las columnas de gacetilleros de nómina incierta, observadores políticos de un solo cristal, o economistas de cifras y letras, pongamos por caso, se desgranan, se leen de cabo a rabo y se valoran? ¿Pero de verdad, de verdad no nos hemos percatados aún, que salvo honrosas excepciones, el mítico poder periodístico se ha convertido en sumisión y subordinación? Y no a los ideales y convicciones, si no a las cuentas corrientes ideales.
¿Pero de verdad hay alguien, que aún se deje llevar por lo que ahora han bautizado como el quinto poder por defunción del anterior: internet, el mundo de la cibernética, y las manidas redes sociales?
¿Pero de verdad aún hay alguien, que vea en Facebook, twitter o similares un método revolucionario? ¿Capaz de mover masas? ¿De cambiar ideas o ponerlas en marcha? En esos sitios sólo tienen éxito las fotos de tu vida, tu pueblo; las frases célebres, las reflexiones y los grandes y profundos pensamientos enmarcados leídos y olvidados dos toques de ratón más abajo. Al margen de manipulaciones, disparates, y consejos la mayoría de veces muy peligrosos, es muy bueno para mantener un vínculo de amistad y un intercambio de opiniones en tiempo real. Creo que nada más. Y nada menos.
Sin embargo ya veis, aquí publico esta parida por simple vanidad. Porque leído por mis amigos a los que no tengo que convencer de nada, se acabó. 
 
 
Saludos y gracias por su atención.
 
 
  

7 comentarios:

Wolfson dijo...

Desgraciadamente.
Y a esto aún le siguen llamando democracia para algunos cosas y Estado de Bienestar para otras.
¡Qué ironía!

CLAVE dijo...

Buena reflexion y muy clara eso es lo que hay y haci nos va, ahí quien como yo se asusta con la situación que tenemos y que piensa que esto va hacia un abismo no muy lejano, mejor sera que estemos equivocado y mañana nos levantamos viendo que tenemos trabajo y la economía a nivel nacional se restablece...saludos...

Marcos dijo...

Tu lo has dicho, las cuentas corrientes son las que mandan. Y el dinero lo inventó el diablo.

Doramas Doramas dijo...

Pues has puesto las cartas boca arriba, otra cosa es que el personal abra los ojos y las vea, que eso es mas difícil.

Carmen Yya dijo...

Estuoendo artículo Topo, saludos.

Carmen Yya dijo...

Estuoendo artículo Topo, saludos.

Angelines dijo...

No sé que decir lo has puesto y dicho tan claro que mes has convencido Pero el pueblo no piensa espera en su puerta ver el cadáver de su enemigo Pensando ya es hora