domingo, 26 de enero de 2014

EL VOTO Y LA ESPERA


¿Cree usted que los destinos del mundo están regido por gente que nadie conoce o muy pocos llegan a conocer? : SI-NO

Hace ya muchos años que esta pregunta venia incluida en un test Psicotécnico. De esos a los que las empresas te someten para evaluar tu coeficiente mental (mil preguntas, dibujos, fichas de dominó y progresiones numéricas). Por aquel entonces tenía yo alrededor de veinte años y os juro que dudé. Hoy, como es obvio no titubearía.
Allá por los años treinta y mucho del pasado siglo, ganaron unos una guerra, que la perdieron otros. Creían. Rémora y Cruz que padecemos los de siempre, sin beberlo ni comerlo. Pero me parece que un 23 de Febrero de no hace mucho, decidieron resarcirse todos. Abrieron el botín del absolutismo y se sentaron cómodamente, relajados, seguros ante un futuro inmejorable, y afianzaron posiciones; se repartieron amnistías y venganzas, poderes, leyes y viles metales. Eso sí, a nuevos tiempos, nuevos modos. Tal que así, que un 11M de infausto recuerdo, hubieron de corregir el rumbo de plebeyos que empezaron a pensar como ciudadanos.
“Omne peractum” (Así en latín, que impera). Todo parece indicar que el momento ha llegado. Hay partida nueva, los contendientes quieren reorganizar el tablero de ajedrez, del peón a la torre todos a sus lugares correspondientes. Bancos y gobiernos, o capital y Estado, o dinero y leyes, o, oro y fusiles necesitan retomar posiciones. Yo te di, tú me das; tú tienes, yo tengo; esto para mí, aquello para ti. ¡¡Si da igual, pagarán los de siempre!!.
Así que tengo mi voto cautivo, encerrado, encarcelado en la torre de la traición, la decepción, la felonía…, y espera que algún caballero, alguna dama a lomos del caballo de la honradez, la justicia, la libertad…, venga a rescatarlo. Y miro, y remiro por la tronera, y no veo nada. Solo frío y nieve, solo alimañas husmeado a su presa. Así que, cabizbajo, me retiro entre los húmedos muros y me digo: con su pan se lo coman.
Estamos hartos de tanto choteo.  Puede que cerremos las puertas de nuestras casas. Con nuestras familias y nuestra dignidad. Hasta otro momento…, hasta que nos dé por retomar la vieja y sabias historia; hasta que nos dé por repetir los tiempos de Fuente Ovejuna… Todos al unísono, todos a una sola voz.
 
 
Saludos y gracias por su atención.



lunes, 20 de enero de 2014

EQUIDISTANCIA




Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir.
 
Honoré de Balzac
 
 
En mi profesión llamamos equidistancia a la diferencia constante entre dos curvas de nivel consecutivas. Y en el PP, podríamos decir que la equidistancia es la diferencia constante entre los gerifaltes y sus bases. Ellos están ladera arriba, y allá en la cima se apretujan en una cortada vertiginosa, mientras, por la vaguada los del voto tienen tortícolis de tanto mirar hacia lo alto.
Si fue amigo antes que concejal, todavía conservara un poco de cortesía en el trato cuando la ocasión lo requiera. Pero a medida que pase el tiempo y se arraigue en el poder o promociones a cotas superiores, la displicencia llegará a convertirse en desdén e indiferencia. Creo que todos hemos tenido ocasión de comprobarlo alguna vez en la política más cercana. Por supuesto, que cuanto más alto, más vanidoso, más engreído y más insufrible.
Tienen más cuentos que Calleja; sus logros en el escalafón político les sirven de ostentación entre sus amistades. Ser más, mandar más que sus socios es el objetivo. No se preocuparán de vivir junto a la clase trabajadora, junto al pueblo sencillo, junto a la gente amiga. Jamás bajarán para mezclarse con los que han de servir. ¡Qué va! Están empeñados, de siempre, en presumir ante los de chalet a pie de playa, Mercedes y empresa propia. Los demás, los del mono, costo y casco azul, no engordan su ego. Pero claro, ni sus urnas.
 
Saludos y gracias por su atención.

 

viernes, 17 de enero de 2014

VOX




En España, la Derecha o esa entelequia que se entiende por Derecha, ese conglomerado de extraños modos para llegar a manoseados principios siempre por afinar, tomar y practicar, es por antonomasia cainita. Eternamente fratricida. Temerosa, cobarde para asumir su identidad y sus consecuencias, impepinablemente, lo que gana en las urnas lo pierde en pugnas internas y oligárquicas. Con luchas, rivalidades, ambiciones y traiciones; a la persona, a sus incautos votantes, a las ideas, a su doctrina, a su siempre ambigua ideología.  Apuñalamientos traperos por doquier que surgen nada más que tocan poder. Y la más de las veces, en su prólogo. Más como siempre, como ocurre en cualquier tipo de guerra, los primeros en caer son los más indefensos, los más díscolos, los más débiles, los más nobles, los más íntegros.
Concluyes, para tu interior, con el viejo dicho popular: “dime de que presumes y te diré de que careces”
Y si hay en estos tiempos que corren un ejemplo fehaciente de lo dicho es este PP de los últimos tiempos, que ha ido dejando en la cuneta de su tortuoso camino hacia la pringosa poltrona a todo aquel que le ha estorbado de una forma u otra. Ha menospreciado a víctimas, ha ninguneado a probados hombre y mujeres, ha ridiculizado a eruditos, ha humillados a héroes. De entre ellos, de entre los despreciados, arrinconados, sojuzgados, abandonados por Mariano Rajoy el Gran Hipócrita, ha nacido VOX, partido político con voz valiente que a muchos ha reavivado la esperanza por la España soñada. Adivinamos más sus sentimientos, que lo que nos dicen; creemos más en sus personas que en su Ideario. Por lo demostrado hasta ahora, porque estamos seguros que será difícil truncar su buena voluntad. Esperamos confiado. Una vez más
 
 
Saludos y gracias por su atención.


lunes, 13 de enero de 2014

ASÍ HABLA LA ETA



La abogada etarra Arantza Zulueta.
ET

La abogada de presos etarra detenida en la redada de Bilbao

clipping

Arantza Zulueta: "El día que ETA me diga que mate, lo haré"

"Primero echaremos a los españoles de Euskadi. Luego, a los tontos Batasuna"



No es una película de terror, no es la instantánea de un thriller de Anthony Hopkins, no. Es la cruel realidad que nos ha dado cien años de odio, balas y muertes. Es la dramática consecuencia de cien años de bolcheviquismo, de avivar día a día la animadversión más despiadada contra España, de imbuir al pueblo en la miserable esperanza de redimirlo de las garras de un opresor que se deja investir gratuitamente, mansamente como tal sin serlo, es la desgraciada enfermedad incubada en el estercolero de astutos demagogos, charlatanes, embaucadores. Es la atrofia mental; el resultado de la constancia de belcebú y sus moscas asesinas.  
Todos, desmemoriados, gregarios, humillados le hemos vuelto la espalda a traidores, a mesías de pistolas y a pistoleros de emboscada. Porque incautos siempre, aquellos que mueven los hilos de la gran ley y la pequeña justicia, nos ha hecho creer que era la última vez, y hemos creído siempre. Tal vez para sentirnos consolados, quizás para aliviar nuestra conciencia, posiblemente para no perder la esperanza. De no ser así, de no haber amortiguado el genio con la candidez, de aquello… tarde o temprano el bien siempre triunfa sobre el mal, hoy ese viejo pueblo, esa parte de España, esas tierras tendrían todas las justificaciones del mundo para sentirse oprimida, conquistada y usurpada.  
No es así. No ha sido así. Pero, reconózcamelo, todo ha sido inútil. Sacrificios y mártires. Llantos y humillaciones. Dolor y frustraciones. Gritos y manifestaciones. Se lo han llevado todo: la ilusión, la esperanza, la prosperidad, la unidad, la historia, la lengua, el futuro. El destino que nos habíamos prometido, con la libertad, con la democracia, con la Constitución, con la monarquía. ¡¡Hace ya tanto tiempo que lo admitimos todo como causa frustrada!!.
 
Saludos y gracias por su atención.




jueves, 9 de enero de 2014

IMPUTABLE ÍMPETU


 



Seguimos con las consignas. Lo saben de sobra y van “sobraos”: a estas alturas ni quieren, ni pueden precintar el negocio; ni tienen bemoles para lacrar las puertas de esta inmensa estafa, de este descomunal fraude que tiene a España ensartada a una noria de la que solo suben cangilones de mierda; de tres por cientos, de EREs, de sindicalistas carteristas, de políticos de faca y trabuco, de togas arrugadas, de coronas de hojalata, de separatistas, de terroristas…   Pero, ay, “alguienes”, prebostes, amos más bien de la recua, han decidido aliviar un poco la carga. La más pesada, para que la mula respire y piense…¡qué bueno es mi dueño, que ha aflojado un poco los aparejos!!.
 
Ahora, de repente, se arremete en tropel contra un mal endémico tan arraigado en la vida pública española, que nos empezaba a parecer parte del sistema. Bien, bien. Pero… ¿qué quieren? Me mosquea estas maneras ejemplarizantes sin previo aviso, tan así, tan de buenas a primeras, tan de telediarios, tan de esposados por la derecha, tan de mira que buenos somos. No me zumbaría la mosca tras la oreja si al mismo tiempo empezáramos a ver algún coraje contra el paro galopante y espeluznante o, si atajaran soluciones para las sangrantes hipotecas o, si se expulsaran de la vida política a los secesionistas y la ETA; y si se regara la crisis hasta ver puyones verde esperanza, y se persiguiera la prevaricación y el cohecho y todos los hechos delictivos, y despóticos, y de pura mafia.

¿Qué quieren que les diga? No quiero pensar que se trate de luchas intestinas desde el poso podrido de los albañales solo para demostrar quién puede mangar, cuanto, y hasta donde. No quiero pensar que se trate de unos fuegos de artificio para distraer al personal; una movida, una astracanada típica del personaje que las organiza. No, no y no, se trata del comienzo de la regeneración política en España. ¡Viva!
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.

 

martes, 7 de enero de 2014

ÁRNICA




ETA SE RETRATA. (Como siempre).


Más que ir a un armisticio con los terroristas de ETA, a pedir árnicas, es a lo que se ha visto abocado este Gobierno, este Gobierno de los últimos diez años. Pero la guerra solapada del norte simplemente hiberna. Y en el entreacto de esta dramática representación siempre saltará al escenario algún español noble y valiente pidiendo memoria, dignidad y justicia.
 
Como hizo, desafiante y firme hace unos días ante la jauría etarra Cake Minuesa. Pero el conato de rebelión de este joven periodista no pasará de anécdota. Y su reivindicación como ser humano, como hombre, caerá rápido en el olvido, en el eterno ostracismo a los que estamos condenados todos los españoles. Al destierro político como ciudadano.
 
Ni un vecino, ni uno de esos vascos que pagan impuestos a la Administración y a su ETA, ni uno de esos vascos que van de copas con escoltas, ni uno de esos vascos que han de mirar todos los días el bajo de sus coches, ni uno de esos vascos que tienen enterrado un mártir de la parabellum. Nadie. Triste, pero Cake Minuesa no ha encontrado en esas tierras de España, quien secunde su desplante, su redaños ante la bestia. Se ha quedado enganchado en las aspas del molino; su honda no ha alcanzado la frente del ogro. Demasiados tiros, demasiadas muertes, demasiado terror. No importa, todavía se puede confiar en el pueblo vasco. Será mañana.
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.