sábado, 7 de abril de 2012

Nerviosismo y advertencia.



Alonso pide responsabilidad

Alfonso Alonso: 'España se la juega' con los presupuestos



06 ABR 2012 | EFE



Ya es pasado el mordisco a las nóminas. Bocado confiscatorio que dirán algunos. Ya son viejas las nuevas formas de contratación y las del despido, incluso la bajada de los salarios y la subida de la sal. Ya parecen lejanos los recortes en todo lo que se menea menos en el de Las Cortes grandes y en las pequeñas. Ya es pretérito todo eso y más: los presupuestos para tiempos de pos guerra; el miedo de los andaluces a la cartilla de racionamiento electrónica; el cisco y el picón de los asturianos y los alaridos de catalanes y vascos. Ya suena todo a antiguo: la huelga de los liberados sindicales ganándose el jornal; los cien y un días; Bruselas, frau Merkel y mister euro. Hasta nuestra esperanza empieza ya ha mustiarse. No sea que después de tanta vuelta de tornillo a este garrote vil de nuestra economía, no nos sirva más que para goce y disfrute de los que vinieron a montar el espectáculo y el cadalso. Es decir, la casta política, las hordas sindicales, las abigarradas fortunas de siempre, la enquistada y rancia oligarquía y poco más.    
Por bueno lo daríamos todo si llegara un poco de regeneración. Ya saben: dar nuevo ser a algo. Por ejemplo a la degenera política sinónimo de corrupción; a la maltrecha moral, vapuleada por leyes amorales; a la errática educación que vaga entre Sálvame Deluxe y la BlackBerry; a la descuajeringada patria que nadie cuida, limpia y da esplendor; a la ilusión por un futuro algo más próspero y menos reprobable, algo más noble y menos hipócrita. Nos vendría muy bien empezar de nuevo. A todos. Desde cero. Nosotros, los de a pie, ya  hemos puesto nuestra alícuota y esplendida parte. Por las buenas o por las malas. Ahora os toca a vosotros regar este campo yermo, esta tierra quemada que han dejado a su paso otras políticas, otros políticos que nunca jamás deberían volver a practicar este oficio de granujas y que algunos lo convierten en delincuencia.

No pedimos mucho. No es posible. La historia nos ha enseñado prudencia, resignación y mucho pragmatismo en la espera a los que estamos en este lado de las urnas. Más, no es menos cierto que necesitáis con urgencia, que además de nuevas formas, modos y usos,  apremiéis abrir puños, zarandear bolsillos del que caiga un poco de plata y dar algo de aire a la cuerda para que esto siga funcionando de forma medianamente civilizada, o así.

Vamos, manos a la obra, antes que otros os la echen al cuello, que todavía nos queda algo de alegría, un poco de ilusión y un mínimo de fe, en Dios claro.

Saludos y  gracias por su atención.     

2 comentarios:

Zorrete Robert dijo...

Pues sí aún nos queda algo de esperanza de que tras el shock se meta mano a la política, el despilfarro, la corrupción y el desgobierno de la barra libre.
Saluditos.

Geppetto dijo...

El PP no le ha metido mano a las Autonomias y ese sera el fin del sistema.
Podrá subir los impuestos hasta que nos lleguen a la nariz, pero si no regenera la democracia y se carga las autonomias no saldremos del agujero, es mas lo profundizaran las nacionalidades, naciones y autonomías que configuran esta chaladura llamada Estado Autonomico.
Eso que dicen los portavoces del PP sobra la mano dura que Rajoy tendrá contra las autonomías que se salten las normas impuestas desde Moncloa es pura filfa
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/